Español

El camino de la industria acuícola hacia una gestión integral

Industria Acuícola

Chile es el segundo productor de salmón en el mundo después de Noruega, concentrando el 26% de la producción mundial. Durante el 2020, el país latinoamericano cosechó 1.043.144 toneladas según el Consejo del Salmón de Chile. Mantener una producción de esta envergadura de manera meticulosa requiere de una mirada ecosistémica que incluya la gestión de residuos industriales, vinculación con las comunidades en las áreas de influencia y una correcta gestión de responsabilidades legales.

La evolución acelerada que ha experimentado la industria ha provocado que las gestiones en todo ámbito aumenten y se complejicen; con un ritmo difícil de mantener, la única forma de cumplir con las obligaciones es incorporando tecnología analítica y predictiva que permita obtener datos actualizados para una toma de decisiones asertiva y automatizar operaciones. Sólo de esa manera los permisos sectoriales, las Resoluciones de Calificación Ambiental y el registro de componentes ambientales, entre otros, podrán gestionarse de manera ágil.

El manejo de las distintas áreas involucradas en la industria del salmón puede simplificarse utilizando tecnología en formato Software as a Service (SaaS). Éste permite abordar de manera íntegra las diversas problemáticas de la industria a través de una administración centralizada de la información.

Medio Ambiente: Asegurando viabilidad de largo plazo

Los efectos que la industria salmonera tiene sobre la biodiversidad en un contexto de cambio climático son imposibles de ignorar. Los impactos abarcan desde la contaminación por residuos industriales en playas, aguas y fondo marino, al uso de químicos y antibióticos.

Para lidiar con este problema es necesaria la identificación y medición de la generación de residuos industriales a lo largo de las distintas etapas productivas. Sólo con trazabilidad es posible gestionar cada uno de los tipos de residuos generados y mitigar sus impactos. Al mismo tiempo, informar de los avances y éxitos en la gestión de residuos es igual de importante y algo que preocupa a las comunidades, las cuales valoran que este ámbito sea incorporado en las políticas de una empresa.

Según información del Servicio de Evaluación Ambiental de Chile, de un total de 2.045 proyectos del sector salmonero aprobados entre los años 1996 y 2019 en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, solamente 11 (0,5%) elaboraron un Estudio de Impacto Ambiental y 2034 (99,5%) presentaron una Declaración de Impacto Ambiental.

El desarrollo de los negocios asociados al uso e interacción con recursos naturales, como la industria del salmón, es compatible, pero exigente y es ahí donde es necesario incorporar tecnología para lograr el compliance ambiental y social en un equilibrio que asegure la viabilidad de largo plazo.

Incentivando la participación de comunidades

Otro de los desafíos más relevantes y urgentes de abordar para los actores de la industria es recuperar y reconstruir la confianza con las comunidades. Actualmente existe una lejanía entre los espacios de toma de decisiones y los territorios rurales; lo que ha generado diversos conflictos. Este año, una empresa instaló balsas-jaulas en la bahía de Puyuhuapi sin consultar con la comunidad del sector, generando el rechazo inmediato de los habitantes y autoridades de la comuna.

Para prevenir este tipo de conflictos es fundamental la participación temprana de las comunidades y en las instancias de seguimiento y monitoreo. Existen tres principios a seguir para el correcto relacionamiento comunitario:

  1. Transparencia: De protocolos de eventos inesperados, participación de comunidades y al considerar mecanismos de apoyo para suplir asimetría en acceso y comprensión de datos.
  2. Mirada Ecosistémica: Sistema de planificación conjunta y preventiva de gestión de residuos industriales, responsabilidades legales para todo el ciclo de vida; y promover el diseño de modelo de gestión que considere el espectro de actividades.
  3. Mirada a Futuro: promover responsabilidad en el ciclo de vida.

Debido a los altos requisitos, es necesario sofisticar la manera de relacionarse con las comunidades, abriendo y fortaleciendo canales de comunicación y registrando las interacciones, para lo cual será determinante la utilización de sistemas digitales de almacenamiento y procesamiento de datos. Gracias a éstos, la capacidad de las compañías para entregar información y educar a las comunidades respecto de los avances en ámbitos como la gestión ambiental, procurando un desarrollo sostenible de las operaciones con el menor impacto posible en el entorno y las comunidades, es cada vez mayor.

Adoptando compromisos formales

En julio de 2020 se condenó a una salmonera chilena al pago de una multa de más de US$ 190.000 tras ser declarada culpable de entregar información no fidedigna y fuera de plazo al organismo fiscalizador. A las empresas productoras de salmón se les sugiere adoptar compromisos escritos a nivel de gerencias y directorios, al mismo tiempo de avanzar hacia la adopción de estándares más altos en todas las materias.

Esa estrategia es posible mediante la adopción de herramientas de software que controlen el cumplimiento de toda la normativa aplicable a la empresa y que realicen seguimiento a cada una de las obligaciones adquiridas para así tener un control de los riesgos legales asociados al negocio.

Para los actores de esta industria es primordial tener la información estandarizada, no sólo para las inevitables fiscalizaciones; sino que además para el diálogo con las comunidades de los territorios abarcados.

En esta próxima etapa de desarrollo la tecnología es uno de los mejores aliados de la industria y no puede ser ignorado y menos visto como un gasto, es una inversión necesaria.

Deja un Comentario