Español

Camino al cumplimiento de las regulaciones ambientales

Gestión Ambiental

Algo que ha adquirido cada vez más importancia en las compañías a lo largo del tiempo es la incorporación de los compromisos ambientales en los objetivos estratégicos de la empresa. Además de estos compromisos internos, toda organización debe cumplir con una serie de normativas a nivel nacional. Aquí te mostramos cómo identificar y abordar las normativas ambientales aplicables a tu negocio.

¿Qué son las regulaciones ambientales?

Se refiere a la normativa de carácter ambiental aplicable, que corresponde a todas aquellas normas (leyes, decretos, resoluciones, etc.) que tienen la finalidad de asegurar la protección del medio ambiente, preservar la naturaleza y conservar el patrimonio ambiental. Se caracterizan porque asignan obligatoriedad en su cumplimiento tanto a las personas naturales como jurídicas, lo que debe ser acreditado ante las distintas autoridades con competencia ambiental, para un proyecto y/o actividad.

Complementariamente, la Norma ISO 14.001:2015 establece que las empresas que se acojan a esta norma deben identificar las regulaciones ambientales que aplican a sus actividades y deben mantener dichos requisitos permanentemente actualizados.

¿Cómo identificar las regulaciones ambientales aplicables a mi negocio?

Es una tarea compleja y de mucha responsabilidad, pero la clave está en que el personal que realiza esta actividad debe tener las competencias y un conocimiento acabado de la normativa y de las actividades e instalaciones del negocio.

En el reconocimiento de la normativa ambiental existen dos etapas: La primera de ellas consiste en la identificación de legislación (levantamiento) que ya se encuentra publicada, mientras que la segunda etapa corresponde al mantenimiento, es decir, a la actualización periódica de la normativa ambiental que se va publicando en el país.

En este ámbito resulta esencial trabajar con los cuerpos legales refundidos, promoviendo que el profesional a cargo de la actividad realice una revisión continua de las distintas fuentes de información.

¿Qué debo cumplir y cómo se demuestra?

En teoría, establecer si un cuerpo legal es aplicable a la organización es sencillo, la mayor dificultad se genera al determinar desde qué artículos se desprenden las obligaciones ambientales para la organización y a su vez, precisar cómo se dará cumplimiento con esa determinada obligación y la frecuencia con que debe actualizarse la documentación asociada.

Es común ver a las organizaciones con sendas planillas electrónicas haciendo esfuerzos significativos para cumplir con la normativa que les aplica. Sin embargo, el mayor inconveniente radica en que carecen de un procedimiento claro para la identificación, evaluación y actualización de cada uno de los elementos identificados. Es en este punto donde las herramientas tecnológicas, partiendo de un buen diagnóstico, hacen un aporte relevante a la gestión.

¿Cómo abordar el cumplimiento de las regulaciones ambientales?

1. Diagnóstico Inicial
El diagnóstico inicial de los cuerpos legales aplicables es sin duda el aspecto más importante del proceso y tiene alcance sobre los procesos y las actividades de la organización, con la caracterización de variables como materias primas, servicios, productos generados, productos prioritarios, emisiones y transferencias de contaminantes, las maquinarias y herramientas que forman parte de sus procesos, entre otras múltiples variables.

2. Verificadores de Cumplimiento
La correcta definición de los verificadores de cumplimiento es esencial, pues constituyen nuestra prueba de cumplimiento a los cuerpos legales que nos afectan, de manera que serán la evidencia en una eventual auditoría. Es en este punto donde el conocimiento y experiencia del profesional son factores determinantes para alcanzar resultados que muestren la realidad legal de la organización. De la misma forma, contar con el apoyo de una herramienta tecnológica que nos permita facilitar la gestión es de la mayor trascendencia.

¿Por qué cumplir con las regulaciones ambientales?

Existen múltiples razones de por qué cumplir con la normativa ambiental, dentro de las que destacan las siguientes:

  • Controlar el impacto que generan las actividades de la organización en el medio ambiente.
  • Mejorar la reputación de la compañía al apegarse a las regulaciones ambientales.
  • Evitar el costo económico asociado a sanciones, multas y/o cierre de instalaciones.
  • Minimizar los riegos de posibles demandas por la responsabilidad civil de la organización, que incluso podrían ser penales.
  • Diferenciar estratégicamente de los productos que ofrece la compañía, mejorando su posición competitiva frente a otras organizaciones que comercializan productos similares.
  • Aumentar la confianza de las partes interesadas, como son accionistas, inversionistas, trabajadores, proveedores y clientes, entre otros.
  • Aumentar el acceso a las ayudas económicas que emiten los estados para la protección del medio ambiente.

El software M-Risk permite a las empresas visualizar gráficamente los cumplimientos o incumplimientos en materia ambiental y, en consecuencia, permite una toma de decisión oportuna.

Nueva llamada a la acción

Leave a Comment